¿Y de dónde salió esa paloma morada?

ActualidadNuestro blog¿Y de dónde salió esa paloma morada?
ActualidadNuestro blog¿Y de dónde salió esa paloma morada?

¿Y de dónde salió esa paloma morada?

Si sos de quienes entra a redes sociales a menudo, has notado en el cielo de Facebook una nueva ave en el horizonte virtual: se trata de la paloma morada que agita la cabeza en plan rock metalero y que, desde entonces, ha diversificado sus actividades en una serie de stickers virtuales.

En realidad, este paquete de stickers ha estado disponible en la tienda de aplicaciones de Apple desde septiembre de 2016. Sin embargo, fue hasta el 31 de enero que la paloma comenzó a surcar los cielos facebookeros con su movimiento frenético de cabeza.

El plumífero en cuestión tiene como nombre oficial Trash Dove y es creación de Syd Weiler, una artista gráfica de cabello similarmente púrpura. Su trabajo ha estado ligado a las redes sociales obviamente, así como a Adobe y Microsoft. En su canal de Twitch la ilustradora suele dibujar en vivo para sus seguidores.

En declaraciones a The Guardian, Syd asegura que seleccionó a la paloma por ser un animal extraño, que puede tener un plumaje muy hermoso, pero al mismo tiempo bambolearse de forma torpe y comer basura. En fin, una contradicción que la llevó a inspirarse justamente en la manera en que estas aves mueven la cabeza.

 

La viralización de la paloma ha sido un fenómeno meteórico, y desde entonces es protagonista de videos, memes y parodias. Especialmente en Tailandia el ave ha parecido tener un éxito inusitado, por lo que es posible que, si has compartido alguno de los stickers de la Trash Dove, estés siguiendo una tendencia tailandesa que está cruzando océanos con solo la fuerza de un clic.

Próximamente, Syd tiene planeado lanzar un mapache, así que si en el futuro cercano te encontrás con otro animal de ojos grandes y movimientos frenéticos, ya sabrás que salió de la imaginación de esta diseñadora que, por el momento, se encuentra en la cúspide de la viralización en redes sociales.

23 02, 17