3 tendencias digitales que deberían estar en cada escuela

ActualidadNuestro blog3 tendencias digitales que deberían estar en cada escuela
ActualidadNuestro blog3 tendencias digitales que deberían estar en cada escuela

3 tendencias digitales que deberían estar en cada escuela

La pizarra y la tiza, como principales herramientas educativas, se van quedando cada vez más y más rezagadas como los instrumentos por excelencia para dar clases. Más bien, son hoy las herramientas digitales las protagonistas del proceso educativo y, aquellas escuelas que por alguna razón no las incorporan a su sistema, a su vez se van quedando más y más atrás en la manera de enseñar en el siglo XXI.

Bajo esa primicia, he aquí 3 tendencias digitales que deberían estar presentes en cada centro educativo, para poder preparar a una generación que, además de aprender, debe hacerlo de manera también digital:

1.Uso de redes sociales

Invitar a los estudiantes a desligarse de su teléfono en clases es importante, por supuesto, pero también es posible hacer de este dispositivo un aliado a través de las redes sociales.

Por ejemplo, los maestros pueden organizar grupos de Facebook con sus estudiantes y publicar contenido interesante, como charlas TED, proponer temas semanales para activar debates o simplemente recordar fechas de entrega de asignaciones. Asimismo, es posible utilizar Twitter proponiendo un hashtag sobre un tema determinado e invitar a los estudiantes a que investiguen un dato interesante sobre ello, lo publiquen en Twitter bajo ese hashtag y así toda la clase puede seguir el avance de la investigación en conjunto. ¿También por qué no realizar una historia en Snapchat con los 5 factores claves de la materia antes de un examen e invitar a los estudiantes a que la vean? Las posibilidades, como vemos, son incontables.

2. Uso de marketing automatizado

El marketing automatizado es la tecnología que establece patrones de comportamiento de los usuarios, de modo que cada quien recibe distintos contenidos en función de sus acciones. Por ejemplo, si un alumno lee artículos acerca de cómo aprender inglés, podría recibir notificaciones sobre nuevas estrategias para estudiar vocabulario por medio de correo electrónico.

Esta técnica resultaría especialmente útil para reforzar aquellas áreas en que los estudiantes sientan mayor interés de profundizar sus conocimientos.

3. Uso de juegos

Aprender jugando es uno de los principios más elementales de varias teorías educativas. Gracias al mundo digital, ahora es posible llevar este principio al siguiente nivel.

Aplicaciones y juegos en línea pueden hacer que esa materia que parece tan árida en la superficie, como historia llena de datos o matemáticas llenas de fórmulas, se convierta en el componente central de juegos que resulten entretenidos.

Incluso, si se desea ir más allá, cada escuela debería tomar en cuenta el impartir programación en sus planes de estudio, y que sean los mismos estudiantes quienes aprendan cómo codificar sus propios juegos.

Como vemos, si bien es cierto que muchos pueden sentir nostalgia de los tiempos en que todo se limitaba a pizarras, crayolas y libros de texto, la realidad es que lo más contraproducente que se puede hacer en términos educativos es sacar el componente digital de las aulas.

Por lo tanto, más bien debemos invitar a la tecnología a sentarse en primera fila y utilizarla de forma creativa en una generación que deberá convivir con ella incluso más de lo que hoy podemos imaginar.

 

20 02, 17