La imagen personal y la imagen virtual

Cada vez más, las personas toman para sí las diferentes redes sociales virtuales que existen en la web. Digo virtuales, porque debemos tener claro que hay una diferencia entre éstas y las redes sociales. Las primeras son las que conocemos como Facebook, Twitter, Hi5, Pinterest, Instagram, entre otras. Las últimas corresponden a la interacción de nodos, o unidades elementales, es decir, de los individuos, ya sea en los centros de estudio, en las familias, en los lugares de trabajo, o en cualquier otro sitio donde por medio de algún tipo de comunicación, pertenezcamos a un grupo en común.

Las redes sociales virtuales ya no son propias de los jóvenes. Desde hace mucho tiempo también se convirtieron en un medio de comunicación más para los adultos. Tenemos contacto diario con nuestros amigos, compañeros de trabajo, familiares y conocidos, a pesar de que signifique sólo saber cómo están o qué están haciendo, por medio de sus publicaciones.

La duda está en qué tan verdadera es esa identidad que proyectan en las redes sociales virtuales, en comparación a la identidad personal de cada uno de ellos. Pero, no hablemos solo de individuos, sino también de marcas. La imagen personal y virtual de los individuos y las marcas es de trascendental importancia para mantener una imagen positiva.

Los dos tipos de identidades deben estar en una misma sintonía, de lo contrario, se estaría atentando en contra de la credibilidad que podemos representar para los demás, y por ende, en nuestra imagen y en la del lugar donde colaboramos.

Una persona que se encarga de recibir a los clientes de una marca, no puede desligar ese comportamiento cuando esté navegando en su red social virtual. Una marca que cuando se visita para comprarla siempre se proyecta servicial, amigable, responsable, entre otras apreciaciones positivas, no puede ignorar a sus clientes en las redes sociales virtuales. O una marca que en algún perfil digital ofrezca el mejor servicio, no puede faltar a esa promesa cuando recibe personalmente a sus clientes.

Especialistas en psicología afirman que los diferentes comportamientos de los individuos responden a estímulos, para rellenar espacios vacíos que existen en sus vidas. Otros también lo hacen para llamar la atención de ciertas personas, o para expresar lo que frente a alguien no podrían decir. Lo cierto es que este tipo de soluciones virtuales para calmar la insatisfacción de las personas, no colabora en la construcción del éxito.

Existen muchas personas que han tenido y tienen problemas con sus jefes, y marcas que los han tenido o los están atravesando con sus clientes, porque han puesto a la empresa en situación de crisis o han generado temas sensibles, debido a la desconexión que tienen entre la imagen personal y la imagen virtual.

Mariana Marín CastilloMariana Marín
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Asesora