CAC Porter Novelli recibe Bandera Azul Ecológica

El ser humano sabe que el planeta Tierra es redondo desde hace ya varios siglos. Sin embargo, hay algo de la redondez de este mundo que aún estamos tratando de aprender: cualquier acción que tomemos respecto a la naturaleza, le dará la vuelta al planeta y volverá a nosotros.

En CAC Porter Novelli decidimos aprender de manera más integral, desde hace tres años, cómo realizar acciones que retribuyan de forma positiva al ambiente. Por ello, es que hoy nos pintamos de color azul al recibir, por tercer año consecutivo, la Bandera Azul Ecológica en la categoría de acciones para enfrentar el cambio climático. Este galardón se otorga anualmente a aquellas organizaciones que, de forma voluntaria, buscan conservar nuestros recursos naturales con acciones concretas para frenar el calentamiento global.

 

Conscientes de que toda acción, por mínima que sea, tiene un efecto en nuestro planeta, nos hemos comprometido así en la disminución del uso de combustibles fósiles, agua potable y energía eléctrica. Asimismo, hemos realizado esfuerzos para lograr un manejo más eficiente de residuos e incrementado la educación ambiental entre nuestro personal. Un aspecto positivo es que esa cultura de reciclaje se ha extendido mucho más allá de la puerta de la oficina, de manera que en los hogares de todos quienes conformamos el equipo CAC Porter Novelli también se recicla para seguir el ejemplo de la misma naturaleza, en donde no hay desechos, sino materia que se transforma en equilibrio.

Además del programa de gestión de residuos, nos hemos esmerado en reducir el consumo de combustibles fósiles. Recordemos que estos son los responsables de gran parte de las emisiones liberadas en la atmósfera que contribuyen al calentamiento global. Por lo tanto, desde 2014 en CAC Porter Novelli hemos reducido 555 litros de combustibles fósiles, lo cual equivale a una tonelada menos de CO2 en el ambiente. Es decir, que cada uno de nosotros ha dejado de producir 37 litros menos de ese mortal veneno para el planeta.

Por otra parte, hemos reducido el consumo de agua potable. En solo un año (de 2014 a 2015) utilizamos 1967 metros cúbicos menos del líquido vital, lo cual representa una disminución del 23,45%. La ecológica ironía es que somos más personas en la oficina y, aun así, hemos logrado consumir menos agua.
De esta manera, nos esforzamos por que cada acción que salga de las instalaciones de Porter Novelli hacia el planeta regrese a nuestras puertas con el dulce toque de la armonía con el ambiente.