¡Mujeres!: Ser alegres y optimistas les puede cambiar la vida

 

 

Más allá de deslumbrar con una gran sonrisa o transmitir energía positiva alrededor de donde se encuentren, las mujeres tienen un motivo más para ser optimistas y alegres y en el Día de la Mujer es muy importante recordarlo. 

Una investigación de la Universidad de Arizona en Tucson, Estados Unidos, publicada en la revista “Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics” del 2014, reveló que las mujeres optimistas que son más alegres tienden a desarrollar hábitos alimenticios más saludables.

De acuerdo con la Doctora en Nutrición de Dos Pinos, Milagro Mora, la buena alimentación en las mujeres propicia una mejor calidad de vida, tanto para ellas como para sus hijos y las personas que las rodean. “Es importante que las mujeres siempre incluyan en su alimentación agua, frutas y verduras, granos integrales y productos lácteos que aportan proteínas y calcio”, especificó la especialista.

El estudio se basó en datos hallados en el “Women Health Initiative”, una investigación nacional de mujeres posmenopáusicas de entre 50 y 79 años de edad. Los investigadores analizaron dos grupos de mujeres y vieron cómo las más optimistas mejoraron su dieta en 1,8 puntos, en comparación de las no tan optimistas, quienes sólo obtuvieron 1,4 puntos.

Según Melanie Hingle, una de las investigadoras, los resultados arrojaron que las personas optimistas que quieren comer mejor, también tienen otros comportamientos más saludables, como dejar de fumar o hacer más ejercicio. De acuerdo con el estudio, el optimismo está relacionado con otro tipo de habilidades como el autocontrol a la hora de elegir lo que se va a comer.

Mora comentó que algunos de los hábitos que se pueden adoptar son: comer 5 veces al día, tomar al menos 8 vasos de líquido, realizar 30 minutos de ejercicio diarios y consumir res lácteos al día. La especialista Mora añadió que, “aunque las mujeres necesitan comer bien a lo largo de sus vidas, se debe poner más atención cuando están en edad fértil, planean tener un hijo, están embarazadas o en período de lactancia, pues las necesidades de energía y de la mayoría de los nutrientes aumentan en estas condiciones.

Precisamente los lácteos cumplen un papel muy importante en la alimentación de las mujeres, en su crecimiento, en el periodo de la menstruación, cuando están en embarazo y en tiempo de lactancia. Cuando son adultas mayores, el consumo de lácteos es indispensable para mantener sus huesos fuertes. ¡A ser más alegras y optimistas! Su cuerpo y alma se lo agradecerán.

Contacto editorial: Mariana Marín Castillo

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono: 22054097